EVOLUCIÓN DEL RELOJ DE PULSERA


 

Fue en 1904 cuando Albert Santos Dumont un pionero de la aviación, necesitaba controlar el tiempo a la vez que pilotaba su avión, algo que no le permitía maniobrar mientras miraba su reloj de bolsillo. Fue así como su amigo Louis Cartier diseño el reloj Cartier Santos, un reloj de caja cuadrada de oro a la que había ajustado una correa y una hebilla, especialmente diseñado para llevarlo atado a la muñeca.

Además de ser un reloj preciso, también se podía usar para calcular el consumo de combustible y la velocidad del aire

 

Poco tiempo después comenzó a vender su nueva versión de reloj de pulso, primero en París y luego en el resto del mundo. 

 

También aquel mismo año (1904) el suizo Hans Wilsdorf, fundador de la firma Rolex, sacaba su propio modelo de reloj de pulsera. En 1910 ya estaba en la calle el primer cronómetro de pulsera para el "sportman" o amante de la vida deportiva.

 

 


El primer reloj automático  fue inventado en 1923 por John Harwood.  Los años 50 y 60 fueron los años de mayor auge del reloj de pulsera mecánico. 

En el año 1967 el Centre Electronique Horloger en Suiza presenta el primer reloj de pulsera electrónico con una pieza diminuta de cuarzo como elemento regulador. En los años posteriores fue alcanzando cada vez más fama y ganándole terreno a la relojería mecánica.


Los primeros relojes de pulsera digitales con esfera de LCD salieron al mercado entre 1973 y 1975. La compañía Gruen y Timex en E.E.U.U., Nepro y Mondaine en Suiza y Seiko y Casio en Japón fueron los pioneros.